Seleccionar página

El asma es una enfermedad respiratoria crónica que se caracteriza por la inflamación y obstrucción del aparato respiratorio. Cuando se padece esta enfermedad las vías respiratorias se inflaman y estrechan, por lo que los pulmones reciben menos aire; esto causa dificultad al respirar. Esta obstrucción es reversible. Por eso es una patología que responde muy bien al tratamiento de fisioterapia para asmáticos. 

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), es la enfermedad más frecuente en los niños y una de las enfermedades más importantes no transmisibles. En España la sufre el 10% de la población infantil y el 5% de la población adulta. En el mundo afecta a 334 millones de personas.

 

Síntomas del asma y cómo aliviarlo con fisioterapia para asmáticos

Esta enfermedad ha de ser diagnosticada y tratada por un fisioterapeuta especializado o un médico. No todos los individuos que sufren estos síntomas padecen la enfermedad.

Los principales síntomas incluyen:

  • Dificultad para respirar.
  • Respiración con silbidos.
  • Tos, en especial por la mañana y por la noche.
  • Presión en el pecho.

 

¿Cómo se controla el asma?

Para realizar un control exhaustivo del asma utilizaremos es el test Peak Flow, que mide el flujo espiratorio máximo. Este test se realiza a través de un medidor, que es un pequeño aparato que mide el flujo de aire espirado, el no espirado, la respiración máxima y el grado de inflamación de las vías respiratorias.

Es una prueba muy sencilla, pero de vital importancia, ya que puede valorar la gravedad de esta patología y prevenir una posible crisis. Por eso es la más recomendada por la OMS para el control de la enfermedad.

 

Funciones del medidor de aire

El medidor de aire se puede utilizar para varias finalidades. Las principales utilidades son:

  • Evaluar la gravedad del asma.
  • Ayudar en el diagnóstico de la enfermedad.
  • Verificar la respuesta al tratamiento.
  • Controlar el progreso del asma crónico para realizar el correspondiente seguimiento.
  • Detectar el estado de la respiración pulmonar.

 

Cómo utilizar el medidor (Power Breathe):

Para realizar el test correctamente, debemos pedir al paciente que se sitúe erguido y que espire lo más rápido y fuerte posible a través del medidor.

El movimiento de inspiración y espiración se debe hacer lentamente, como si estuviéramos inflando un globo, para que se produzca una respiración con el diafragma.

Esta prueba deberá repetirse durante 30 respiraciones. Son muchas, por eso debemos estar atentos y evitar que el paciente hiperventile. Si se cansa, haremos una pausa tras la cual proseguiremos con la prueba.

 

fisioterapia para asmaticos

 

Una vez realizadas las respiraciones observamos los valores obtenidos y distinguimos entre:

  • 70% – 80% : posible crisis leve.
  • 50% – 70% : crisis grave.
  • Menor de 50% : crisis severa.

Después de haber realizado el test de espiración, se diagnostica la crisis y se procede a realizar el tratamiento.

 

Tratamiento de fisioterapia para asmáticos:

El asma es una patología reversible y se ha demostrado que la realización de los ejercicios que vamos a mostrar ha mejorado la obstrucción respiratoria hasta en el 65% de los casos.

Las técnicas de fisioterapia respiratoria van encaminadas a producir una bronco-dilatación de forma natural. Para ello utilizamos técnicas muy sencillas, como las respiraciones abdomino-diafragmáticas.

 

fisioterapia para asmáticos

 

Colocamos al paciente boca arriba y le pondremos nuestra mano derecha en el pecho, para controlar su respiración. Mientras respira, presionamos suavemente con la mano derecha en su diafragma para completar la espiración.

Con esta técnica vamos a conseguir que el aire llegue a la base del pulmón, obteniendo así mayor nivel de oxígeno en la sangre.

Esta clase de respiración se va perdiendo con el tiempo. Por eso, tenemos que reeducarla, mostrando al paciente los pasos y pautas a seguir.

Realizamos estos ejercicios en ciclos de 8-10 respiraciones para evitar la hiperventilación.

Cada plan de rehabilitación debe ser diagnosticado y tratado por un médico o fisioterapeuta especializado.

 

Conclusión:

Considerando que el asma es una enfermedad compleja, que en muchas ocasiones está pobremente controlada a pesar del manejo farmacológico, los resultados de los últimos estudios aconsejan la incorporación de las técnicas respiratorias, como los ejercicios abdomino-diafragmáticos, en el caso del tratamiento de los pacientes asmáticos, sobre todo en aquellos con un asma moderado o severo y/o mal controlado.

Esperamos que os haya gustado y que nos sigáis en nuestro blog y redes sociales.