Seleccionar página

Definición de desarrollo motor infantil

El desarrollo motor infantil se considera un proceso progresivo y continuo por el cual, los seres humanos adquieren habilidades motoras. Este desarrollo parte de los movimientos simples y desorganizados de los bebés y, gracias a él, alcanzamos habilidades motoras organizadas y complejas.

Para el desarrollo de las habilidades motoras, los bebés deben percibir algo en su entorno que les motive a moverse. Gracias a sus habilidades motoras, los bebés superan las dificultades que se les presentan en su día a día.

La motivación les ayuda a crear nuevos comportamientos motores.

 

El papel del fisioterapeuta en el desarrollo motor del niño

La fisioterapia infantil incluye un conjunto de técnicas que aportan grandes beneficios a los bebés, tanto sanos como con problemas de salud.

La intervención del fisioterapeuta en la atención temprana se centra en el bebé, otorgando a la familia una condición de soporte continuo en su desarrollo.

Esta rama de la medicina educa a los padres para favorecer el desarrollo psicomotor del bebé, enseñándoles cómo mejorar el movimiento de sus hijos de forma natural.

Etapas en el desarrollo motor de un niño

En el desarrollo de un bebé distinguimos las siguientes etapas:

  • De 0 a 3 meses el niño debe ser capaz de orientar su cabeza en el espacio. Cuando está boca abajo podrá estar apoyado sobre sus brazos y levantar y girar la cabeza atendiendo a los estímulos que le rodean. Los bebés se han desarrollado en un medio acuoso y cerrado. Por eso, deben aprender a desenvolverse en un mundo abierto, nuevo para ellos. La mejor forma de ayudarles a comprender su nuevo entorno es estimulando su motricidad. Por ejemplo, después del baño podemos aprovechar para darle un masaje y mover sus articulaciones. Esta técnica tan sencilla además aumenta la relación afectiva de nuestro bebé.

 

desarrollo motor infantil

 

  • De 3 a 6 meses, cuando el bebé esté tumbado boca arriba, debe ser capaz de coger y soltar objetos, intercambiarlos entre sus manos e, incluso, coger un objeto que se le ofrezca desde el otro lado de su cuerpo.No se debe forzar al niño a que permanezca sentado o de pie porque  lo hará a su ritmo, cuando su musculatura esté preparada. Estos pequeños logros pueden tener una ayuda extra con la implementación de actividades en el día a día.Se recomienda que los niños duerman boca arriba para evitar la muerte súbita. Pero, para fortalecer su musculatura y ayudarle en su desarrollo natural, deben pasar tiempo boca abajo.Por tanto, cuando el niño esté despierto, hay que intentar jugar con él en esta posición. También podemos ponerle boca abajo en nuestro pecho cuando estemos realizando actividades cotidianas. Es una forma sencilla de introducir hábitos de nuestra rutina, y ayudaremos al bebé a que se adapte al entorno.

 

  • De 6 a 9 meses los niños necesitan movimiento. Empezarán a gatear y terminarán dando sus primeros pasos. En esta etapa podemos ayudar al niño a desarrollar su sentido del equilibrio colocando puntos de apoyo como cojines, almohadas o colchones. El objetivo será que el bebé adquiera iniciativa y autonomía.

 

desarrollo motor infantil

 

Conclusión:

La fisioterapia infantil es de vital importancia cuando se trata de enfermedades y patologías que afectan al desarrollo temprano del bebé. Además, juega un papel crucial cuando existe un evidente retraso en el aprendizaje de las habilidades motrices propias de su edad.

Para más información: