Seleccionar página

En este artículo explicamos cómo fortalecer los músculos denominados opuestos o antagonistas de la baja espalda. Para completar este plan de ejercicios, recomendamos consultar este artículo sobre el fortalecimiento de los músculos de la baja espalda.

 

¿Qué son los músculos agonistas y antagonistas?

Los músculos agonistas son los responsables principales de la acción y los antagonistas son los que realizan la acción contraria al agonista.

La mayoría de nuestros músculos tienen su correspondiente contrario; esto implica que cuando uno se está contrayendo, creando así movimiento o flexión, su contrario, o antagonista, se está estirando.

Por ejemplo, al flexionar el codo estamos contrayendo el bíceps y estirando el tríceps. Por lo tanto, cuando creamos movimiento, uno de ellos se contrae y el otro se relaja, ya que no pueden contraerse los dos a la vez.

 

¿Cuál es la función principal del ejercicio de los músculos antagonistas?

Mediante el fortalecimiento de los músculos antagonistas, vamos a conseguir:

  • Estabilidad articular
  • Prevenir lesiones
  • Tonificación muscular
  • Equilibrio

Al tonificar tanto los músculos agonistas como los antagonistas, se fortalecen las articulaciones, por lo que se crea una mayor estabilidad articular.

Existen grupos de músculos, como los cuádriceps, que son proporcionalmente más grandes que sus antagonistas, los esquiotibiales. Al lograr proporción y equilibrio entre dichos músculos, se evita tener lesiones.

 

¿Qué músculos son antagonistas a la baja espalda?

Para mantener un equilibrio articular y muscular en la región lumbar, además de fortalecer y ejercitar la baja espalda, es conveniente trabajar los siguientes músculos, situados en el abdomen:

  • Abdominales: Superiores, Inferiores y Oblicuos
  • Transversales

 

Ejercicio abdominal superior:

Siéntate boca arriba, en una superficie plana y cómoda, posicionando las rodillas juntas en un ángulo recto. Sitúa las manos en la nuca e intenta llegar hasta las rodillas.

Realiza 3 series de 10 repeticiones cada una, con descansos de 5 minutos entre ellas.

 

músculos antagonistas

 

Ejercicio Abdominal inferior:

En la misma posición, boca arriba, con las piernas y tronco estirado, eleva ligeramente la cabeza sin tocar el suelo. Con las manos todavía en la nuca, intenta tocar con el codo la rodilla del lado opuesto. Ve alternando este movimiento con cada codo y cada rodilla.

Realiza 3 series de 10 repeticiones cada una, con descansos de 5 minutos entre ellas.

 

músculos antagonistas

 

Ejercicio para Transversales y oblicuos:

Siéntate con el tronco estirado y las rodillas en ángulo recto y sujetando una botella de agua de un litro, o un disco, intenta tocar el suelo. Realiza este movimiento de lado a lado, sin llegar a tocar el suelo. Este ejercicio se puede realizar con los pies en alto o con los pies en el suelo, si la primera opción resultase muy difícil. Realiza 3 series de 10 repeticiones cada una, con descansos de 5 minutos entre ellas.

 

músculos antagonistas

 

Conclusión:

Este artículo muestra cómo fortalecer el abdomen y la cintura. Si se practican estos ejercicios junto con los de fortalecimiento de la baja espalda, se completa la tonificación y el equilibrio de los músculos agonistas y sus antagonistas.

Desde Movimiento Consciente esperamos que estos ejercicios os sean de ayuda.