Seleccionar página

¿En qué consiste la diástasis abdominal?

La diástasis abdominal, o diástasis de rectos, es la separación de los músculos conocidos popularmente como cuadraditos de chocolate o rectos del abdomen.

Se produce como consecuencia de un daño en el tejido que mantiene la musculatura unida entre sí y la línea alba. Por así decirlo, este tejido es como una tela de araña que une ambos músculos que al romperse o desprenderse produce una barriguita, molestias y problemas para la salud. Por eso, saber detectarla nos ahorrará futuros problemas.

Un 66% de las embarazadas padecen esta patología en el tercer trimestre de gestación, pero no es solo un problema exclusivo de las embarazadas.

Las personas que la sufren suelen presentar síntomas muy claros; aparece una especie de bulto por encima del ombligo, a veces con sensación de hinchazón constante abdominal, sensación de tener gases y ruidos abdominales e, incluso, en algunos casos, dolor y pesadez a partir de la mitad del día.

 

Evaluación de la diástasis abdominal

Para diagnosticar la diástasis abdominal se debe realizar una valoración del abdomen con el fin de evaluar la musculatura a la altura del vientre.

  1. Valorar qué movimiento realiza la pared abdominal.
  2. Valorar si hay diástasis funcional en los rectos del abdomen. Es decir, si solo hay una distensión del tejido fibroso que se encuentra en la línea del alba.
  3. Hacer una prueba de resistencia de la cincha abdominal.
  4. Identificar restricciones en el diafragma a nivel torácico.

 

Qué hacer para corregir los síntomas

El tratamiento se basa en una terapia manual sobre el área, combinada con ejercicios para corregir y eliminar los síntomas. Estas son las fases del tratamiento:

  • En el caso de que se trate a mujeres que hayan dado a luz mediante cesárea, se realiza un trabajo directo sobre la cicatriz, con terapia manual, masaje profundo y punción seca sobre los puntos de la cicatriz.
  • Además, los masajes en “Z” son perfectos para realizarlos en casa y a diario. Esto nos ayudará a desensibilizar la zona.
  • Para terminar, se deben de fortalecer los músculos afectados por la diástasis abdominal mediante la cincha abdominal. De esta manera, tonificaremos los músculos del abdomen. Hay ejercicios que son ideales para conseguir tu meta, como la gimnasia abdominal hipopresiva, Pilates, Yoga o realizar los ejercicios Kejel.

diástasis abdominal

Ejercicios para recuperarte de la diástasis abdominal

Lo mejor para evitar la diástasis abdominal durante el embarazo, es hacer ejercicios o tomar tiempo suficiente de recuperación entre embarazos consecutivos.

Por otro lado, ante la diástasis abdominal, se ha demostrado que la realización de los ejercicios que veremos a continuación generan en una gran mejoría. Este tipo de recuperación está basado, sobre todo, en el trabajo individual del paciente, que debe realizar los ejercicios que su fisioterapeuta le haya mostrado previamente.

Uno de los ejercicios más sencillos y efectivos es mantener la columna erguida, de forma que el músculo transverso, musculo situado en el lateral de nuestra cintura, se active directamente. De esta forma establecemos las primeras pautas de cómo empezar a mejorar el Core (los músculos abdominales, lumbares, de la pelvis, los glúteos y la musculatura profunda de la columna).

Los ejercicios más eficaces para mejorar la activación del transverso se realizan con gimnasia abdominal hipopresiva, como te deciamos antes. Este tipo de gimnasia se basa principalmente en la respiración. A través de una espiración, estiramos la columna y con una espiración total, se trabaja directamente el principal músculo, el transverso del abdomen.

Junto con esta gimnasia abdominal hipopresiva, se pueden hacer ejercicios posturales. Estos ejercicios consisten en una serie de posiciones fáciles que se deben realizar tres veces al día, en periodos de 20 minutos (cómo se muestra en foto).

diástasis abdominal

Tras varios meses de tratamiento, el área afectada debe mostrar una gran mejoría, recuperando la activación, el tono muscular y por lo tanto la postura inicial.

Estos ejercicios son muy genéricos, recuerda que cada embarazo y cada cuerpo es único y necesitas la mejor atención. Nosotros te recomendamos que siempre hables antes con tu fisioterapeuta, seguro que te proporciona ejercicios personalizados para tu caso.

Aquí tienes un vídeo explicativo de Luz Hergeta, especialista en el suelo pélvico, donde nos cuenta cómo detectar y evaluar si padecemos de diastasis abdominal, además de unos ejercicios muy sencillos que se pueden hacer en casa.

 

Conclusión

Para la diástasis abdominal no hay mejor tratamiento que la prevención.

Lo recomendable es que las mujeres elijan prácticas deportivas acordes a su suelo pélvico. Asimismo, es conveniente acudir a especialistas con el fin de realizar revisiones periódicas, sobre todo en caso de que se practique deportes de riesgo perineal como abdominales clásicos, running, crossfit o aerobic. Otro factor muy importante que ayuda a prevenir esta patología es la alimentación y cuidar el tránsito intestinal para evitar el estreñimiento.