Seleccionar página

¿Qué es el dolor cervical?

Denominamos dolor de cervical al que tiene lugar en la columna, a nivel cervical, cuello y cabeza que pueden estar producidos por anomalías en los nervios, discos y ligamentos, así como en las vértebras y sus articulaciones. La causa más común de estas molestias y dolores suele ser el deterioro progresivo de la articulación.

Para tratar y diagnosticar el dolor de cervicales se ha de realizar un estudio completo de cada paciente. Por ello, siempre recomendamos que acudas a tu médico o fisioterapeuta especialista para realizar un estudio clínico completo.

 

Asesoramiento en el dolor cervical:

Cristina Lozano, fisioterapeuta graduada en la Universidad CEU San Pablo, aborda esta patología mediante el caso de una paciente que tiene dolores de cuello y cabeza.

Lo primero que debemos hacer es un estudio clínico exhaustivo donde preguntamos al paciente por su profesión, hábitos de vida y lesiones previas relacionadas con la patología a tratar. El objetivo es, en definitiva, valorar su salud a nivel global. Debido a la intima relación, en muchos aspectos, entre la zona cervical y la cabeza, es frecuente preguntar si el paciente sufre dolores de cabeza o de mandíbula. Es de importante preguntar sobre el tipo de dolor de cabeza que padece ya que influirá en el tipo de tratamiento posterior.

Después de preguntar al paciente continuamos con el segundo paso, la exploración. En este caso, la paciente presenta una posición adelantada de la cabeza, probablemente por el número de horas que pasa sentada delante del ordenador. Esto nos indica las pautas a seguir en el tratamiento y la posibilidad de que existan alteraciones en los músculos y articulaciones del cuello y de la cabeza.

Tras haber asesorado visualmente a la paciente, vamos a realizar unas pruebas físicas para explorar el movimiento entre la zona dorsal, cervical y mandíbula. Y finalmente, realizaremos otro tipo de pruebas para valorar el estado de la musculatura de estas áreas.

Con toda esta información que hemos reunido, pasamos a explicar a nuestro paciente el diagnostico y en qué va consistir su tratamiento, pidiendo su participación activa con la recomendación de unos ejercicios para que pueda realizar en su domicilio.

 

Tratamiento del dolor cervical:

El tratamiento con técnicas de terapia manual de cualquier dolor en el área del cuello debe comenzar por la zona dorsal y pasar posteriormente a la zona cervical, cabeza y mandíbula.

Con el paciente boca abajo, iniciamos el tratamiento en el área dorsal comprobando la movilidad de las vértebras y trabajando alrededor de las articulaciones hacia el cuello. Incluiremos movilizaciones para, a continuación, tratar la zona del cuello.

 

dolor cervical

 

Una vez realizadas estas técnicas pediremos al cliente que se de la vuelta y, cuando esté boca arriba, trabajaremos desde dentro de la boca, moviendo la mandíbula para mejorar el funcionamiento de su articulación.

En esta posición, realizamos movilizaciones de su cabeza y cuello para explorar la articulación. Relajamos la boca y directamente tratamos su musculatura. Debemos comprobar si, al presionar, le produce dolor de cabeza. De esta forma conseguiremos que la musculatura de su cabeza se vaya relajando.

 

Ejercicios:

Vamos a enseñar a nuestro cliente dos ejercicios: la posición de reposo de la lengua, para evitar que apriete los dientes; y el ejercicio con banda elástica para fortalecer los músculos.

 

Posición de reposo de la lengua:

Por medio de las preguntas que le hemos realizado, y gracias a la exploración, hemos comprobado que la paciente es bruxista, es decir, aprieta los dientes durante la noche y el día. Por eso, le animamos a que se fije en dónde sitúa habitualmente su lengua. En muchas ocasiones, las personas bruxistas tienen costumbres como morderse las uñas o la lengua, o empujar con la lengua contra los dientes. Para evitar esos hábitos, se recomienda mantener la lengua en la posición de “la”, es decir, apoyar suavemente la punta de la lengua en el paladar, sin empujar contra él. El fin de este ejercicio es mantener la articulación de la mandíbula en una posición adecuada y conseguir que el paciente tenga relajada la musculatura de la cara.

Ejercicio con banda elástica:

Como además trabaja delante del ordenador, debe mantener una postura correcta. Debe apoyar los pies en el suelo, mantener la espalda erguida (recta), la mirada al frente y la barbilla hacia adentro. La paciente debe permanecer de pie o sentada, sosteniendo con sus manos una banda elástica a la altura de sus orejas. Desde esta posición, le pedimos que empuje levemente la banda con la parte posterior de la cabeza y mantenga dicha presión durante 10 segundos. Después, la dejaremos descansar unos segundos para posteriormente, hacer dos repeticiones más. El objetivo de este ejercicio es que la musculatura que une el cráneo con las primeras vértebras cervicales incremente su fuerza, ya que esta demostrado que en los pacientes con dolor de cuello y cabeza suelen tener dicha musculatura debilitada.

 

dolor cervical

 

Conclusión:

El dolor cervical requiere un estudio y una exploración exhaustiva. Si no fuese así, el tratamiento no será efectivo. De esta forma, conseguiremos mejorar la calidad de vida de nuestra paciente que, no sólo verá disminuido su dolor, sino que mejorará su rendimiento tanto en el ámbito laboral como personal.

Desde Movimiento Consciente os animamos a seguir nuestros tratamientos, consejos y ejercicios que cada semana os recomendamos.